Luis García “Fruta” y Pere Joseph son los personajes principales de esta historia, Losinformals. Corría el año 2005 cuando se dio la primera conexión a través del deporte, el atletismo, donde empezaron a cruzarse las caras por campeonatos nacionales y centros de entrenamiento. A los dos les unía su afición por el “breakdance” lo que hizo que la conexión creciera y en las fiestas de las competiciones afloraba la euforia bailando y festejando, eran conocidos por ser los más bailongos del local, aún lo siguen siendo. La pócima empezó a cuajarse cuando Pera se mudó a Madrid años después para entrenar y coincidió en la misma pista que Fruta. Desde ese momento empezaron a compartir más allá de las pistas y salieron a flote otras grandes inquietudes que tenían en común.

Por esos momentos Fruta estaba en el punto álgido de sus estudios de Bellas Artes y junto a su compañero inseparable Emilio Rivera “Enigma” formaron el colectivo “Elenigmadelafruta”. Pere empezó a unirse a ellos siendo testigo de noches interminables de risas, conversaciones sobre arte, acciones e intervenciones urbanas pintando y pegando carteles por toda la ciudad. Ahí es donde se dieron cuenta de lo que de verdad les unía: Un inconformismo con las formas preestablecidas.

Había que liarla más y más grande cada vez. Pere pasó a formar parte del colectivo, “El Enigma de la Fruta era la Pera”, ese fue el principio, allá por el año 2009.

Durante los siguientes siete años la actividad fue frenética. El trabajo que realizaron con el colectivo les sirvió como canal de investigación para dotar su práctica de un lugar, a la vez simbólico y real, donde pudieran dialogar el arte y la vida. Todo fue una consecuencia del tedio y la seriedad que les generaba un circuito del arte contemporáneo que de puro convencional aparecía a su juicio agotado. Su punto de partida fue el humor y la apología de la estupidez, usados como herramientas para remover y despertar sus entornos de convivencia y aprendizaje.Elenigmadelafruta es una actitud”, solían decir. 

Ellos mismos y los juegos que creaban eran las obras. Aterrizaban el arte del cielo al asfalto. Un arte despojado de la exclusividad de toda élite, susceptible de ser usado, manoseado y conceptualizado por quienes se acercaran a compartirlo. Jugaban con sus límites y con el riesgo de aprender sobre lo desconocido o errar en el intento, crear situaciones y esperar que la interacción nos marcara el camino. Elenigmadelafruta fue su catalizador de vida en las formas que entendemos del Arte. Elenigmadelafruta es su raíz desde la que seguimos viviendo y creando.

Debido a que las intervenciones siempre tuvieron un fuerte carácter performativo se fueron acercando más y más a las artes escénicas. Después de un largo camino cada uno decidió responder a su sed de conocimiento se empezaron a formarse en campos como la danza contemporánea, teatro físico o la música entre otras cosas y volvió a llegar el momento de encontrarse y confrontar sus nuevas experiencias, así nacen Losinformals. Una compañía que representa la colisión de dos meteoritos y la praxis de Elenigmadelafruta a través de las artes escénicas. Es la puesta en común y en escena de los modos, discursos y lenguajes que han desarrollado a nivel individual y colectiva durante los últimos diez años.